DOMINGO DIESEL (Miqui Puig)

|

TERCERA PARTE: Historia de una mudanza. La casera franquista y el gitano rumano.
El sábado ya éramos sólo tres para continuar con la mudanza. Uno de mis dos hermanos dijo que se cagaba mucho, que iba al baño y que ahora volvía…no sé, digo yo que se iría por la taza del water porque no lo he vuelto a ver.
El sábado otra vez ahogados, sube que te sube las cajas de Husband y muebles varios.
De repente suena mi móvil:
- Oye que soy la antigüa casera
- Ah sí, ¿la franquista que dice que no quiere mariquitas en su casa aunque sean muy limpios?. Qué maja señora….y qué coñ..quiere ahora?
- Que voy esta tarde a la casa para ver cómo está.
- Pero si el alquiler se termina mañana y éstá sin recoger!!!
- QUÉ NO ME LLEVES LA CONTRARIAAAAA, QUE ESE ES TU PROBLEMA, QUE TAL QUÉ CUÁL…Y QUÉ VOY, QUÉ VOY PORQUE SOY MUY HIJA DE LA GRAN PUTA Y PUNTO!!
- QUÉ NO VIENE!
- QUÉ SÍ, QUÉ VOY!
- QUÉ NO VIENE!
- QUÉ SÍ !
- …bueno….vale, pero porque yo quiero eh?!

Hale!! Otra vez corre, corre que te pillo con las cajas y la furgo en doble fila, avisando a mi antigüa compañera pa que limpiara que venía la casera franquista a vernos!!.. La otra, que estaba resacosa…tela, telita, tela…no nos iban a dar la fianza aunque pusiéramos velas a Lourdes María, porque la casa todavía evidenciaba el último fiestorro padre que habíamos tenido en la casa.



En ese momento me llaman los del contrato de la Pepefurgo que si vamos a tardar mucho en devolverla….¿eh?, les digo que no, pero que a lo mejor tenemos que ampliar contrato porque no me daba tiempo, todavía tenía que ir a i-KEA, comprar muebles, cargar, subir los cuatro pisos, etc. Total que con el estómago en un puño salimos echando leches hacia i-KEA.
Por el camino me llama un extranjero al móvil, a estas altura me cagaba en la madre que parió al que inventaba el susodicho aparato:
- ¿Síiiiii??? (atacada viva estaba ya, yo)
- Soy una pobre “domerina” de la Bosnia-Herzegovina, qué quiero comprarle el coche…
- Cooooñooo, ¿y tiene que ser ahora?!! La franquista en camino, la furgoneta alquilada con el contrato a punto de vencer, sin tiempo pa devolverla y yo camino de i-KEA al borde del infarto.
- Síiiii, soy una pobre domerina….
- Qué sí, coño! Qué ya me lo sé de montar to los días en metro…¡que ahora voy!
Hale, media vuelta a la Pepefurgo…”En busca del Bosnio perdido”: El Bosnio no era tal bosnio sino que era rumano, pero vamos que son primos-hermanos feos el uno del otro. El rumano se plantó allí con el dinero en el bolsillo y un niño como complemento a juego con sus dientes de oro.
Yo que vi el dinero en calderilla me volví loco del coño y le dije que si me traía más, esa misma noche se podía llevar el coche, que hacíamos un contrato asín como si ná y que se lo llevaba. El rumano fastidiado se marchó con la intención de volver por la noche con un fajo de billetes más abultado y haciéndome jurar por sus muertos que el coche será suyo y que le dejaré llevárselo por la noche cuando vuelva con más dinero.



Total, que emprendemos otra vez el camino a i-KEA y nos ves como las locas, a mi hermano (el que no se había ido a cagar todavía), a Husband y a mi comprando compulsivamente: escobillas del baño, camas, cuberterías, muebles sillón-cama-sofá y hasta armarios empotrados…todo como las locas, con las tapas de los tacones desgastaos y empujando los dichosos carritos de i-KEA.
En estas que en plena euforia “compril”, me llama mi compañera de piso que por favor acuad raudo y veloz a la casa que la franquista ya está de camino. Todos a la pepefurgo que viene la franquista.
A esas alturas de la película yo tenía los ojos desorbitados, el corazón en la boca y las manos como muñones de cargar tanto mueble. Para más coña en el camino desde i-KEA a mi casa (que habremos hecho doscientos millones de veces a lo largo de mi vida) vamos y nos perdemos por la M-30, tócate los cojones María Manuela (primera travesti reconocida de la Historia).
Llegamos después del periplo por la M-30, sin aire que tragar y hediendo a sudor, cosa fina. A cada rato que pasaba, Husband, mi hermano y yo nos pareciamos más a los rumanos que estaban a punto de llegar.
El plan era que mientras “room mate” y yo lidiábamos con la franquista, ellos investigarían en la DGT si podíamos vender el coche en el momento sin más requisitos administrativos.


Entro en el portal y allí está la franquista con cara de mala hostia y un bastón. Las señoras de bien siempre llevan un bastón, aunque no lo necesiten, pero así se hacen las potentes.
La franquista además de homófoba, fotofóbica, agorafóbica, xenófoba e hija de puta, también es muy zalamera y con palabras amables me presenta a su hijo. Su hijo era un maricón sarasón y oso. No falla. A mi lo de tener a mi lado uno de mi condición me relajó un poco más, la verdad. Subimos al piso y cuando entramos me encontré a “room mate” colgando una cuerda de la lámpara para quitarse la vida, antes de enfrentarse ella sola a la franquista-casera. Al verme a mi se relajó, y decidió que la cuerda la dejaba colgada allí para mi por el buen rato que le había hecho pasar.
Empieza la inspección de la franquista-casera y nos suelta que somos unos cerdos, que las sillas no se sacan a la terraza, que las cortinas están sin planchar y que las faldas de la camilla de abuela cebolleta tampoco: -Vayáse a cagar. “Asinito” se lo dijo “room mate” a la franquista. Se armó el pitote, mi compi gritándole como una verdulera a la vieja, la vieja como las locas recogiendo los pañitos de la casa, no se lo fueramos a robar y yo que me meaba de la risa al ver al oso maricón de su hijo abanicarse con un pai-pai por los disgustos. La franquista se fue refunfuñando por lo bajo, mientras mi compi la mordía en una pierna cual perrillo pequeño. El marica de su hijo se fue y me guiñó un ojo. No estaba mal el oso.
Siguiente etapa. El rumano. En estas que llegan Husband y mi hermano y me cuentan que nones, que el coche no se lo podemos vender al rumano sin que lo hagamos por una gestoría o cambiemos los papeles del coche antes en la DGT. Así que ahora, coges, le echas huevos al asunto, bajas y le dices al gitano rumano con los dientes de oro que por favor no te parta las piernas, pero que no le vendo el coche, que si eso otro día. Cuando llego al sitio concertado con el rumano gitano, me encuentro con el gitano rumano, el patriarca rumano y el primo chungo con cazadora de cuero. Me giñé en las bragas, así, tal cual os lo digo, os lo juro. Husband y mi otro hermano también se habían ido a cagar. Así que le dije al gitano rumano lo que le tenía que decir, tampandome el abdomen para frenar la cuchillada, pero el rumano, sacó su móvil (mejor que el mío) y llamó a una Gestoría que les abre los domingos, por ser cliente preferente, tócate los cojones María Manuela. Concertamos una nueva visita para el domingo por la mañana a las 12…..¿y mi mudanza pa cuándo?


Llamada del Pepecar: -¿oye, que si venís ya???? – ¿¡Quéeeee!?, si no me da tiempo, tengo la fregoneta cargada de cosas del i-KEA, no puedo….- Ah, que no. Muy bien, pues penalización de 100 euros. Que le aprovecheeee... – Muchas gracias, resalao, cagonlosmuertos...
Me quiero morir, la mudanza sin hacer y en la fregoneta ya van gastados si sumamos el parking para dejarla por la noche, unos 300 euros (si lo sé contrato la mudanza a un grupo de rumanos, total ya éramos como de la familia)
Llega el domingo.
La cosa se va calmando, para el domingo sólo quedaba llevar dos furgonetas cargadas enteras más a mi nueva casa, de cuatro pisos sin ascensor y por el camino pasarnos por la gestoría del rumano.
Ni que decir tiene, que el gestor del rumano era lo más parecido a un miembro del equipo de Juan Antonio Roca que a un gestor “legal”, el caso es que al final, hice de tripas corazón, me fié y le entregué el coche al rumano, que lo primero que hizo, fue ahogarlo y así el coche no arrancaba. Genial. Cagadita viva estaba yo con el rumano montado en el coche. Me puse nervioso. El dinero de la venta se lo había llevado ya Husband que hasta ese momento me había acompañado, con los nervios de ver que el coche que acababa de venderles a dos gitanos rumanos no arrancaba, agarré las llaves del coche me metí en él y cuando conseguí arrancarlo, para que no se me volviera a calar, me fui con el coche dejando allí a los rumanos, sin dinero y sin coche. La cara de los rumanos era un cuadro: “Isti ijoputa ispañol nos ha ingañao como a chinos, siñorina”.
Cuando volví con el coche, el rumano estaba afilando su navaja de afeitar. Le di el coche y hasta más ver. A casa a cambiarme de ropa interior que allí olía a caquita.
Fue entonces cuando me di cuenta de que en el camino, nos habíamos quedado Husband y yo para subir las dos furgonetas enteras a la nueva casa. Mi hermano tenía mucha prisa para no sé qué. Desde luego tuvo que ser muy importante porque tampoco le he vuelto a ver.
El domingo por la tarde me llamó “room mate” y me dijo que la franquista quería que limpiáramos los colchones pa devolvernos la fianza y que en vez de eso había decidido cagarse en los colchones, que si me parecía bien. Ah, hija, muy bien, tu cágate a gusto en los colchones y por la fianza ni te preocupes. Así que se cagó en los colchones y por extensión en la franquista. De ésta tampoco hemos vuelto saber nada, ni de la franquista ni de nuestra fianza.
En fin, que el domingo noche estrené nueva casita junto a Husband y para celebrarlo nos enfadamos, montamos un cirio que pa qué y casi nos cargamos la puta cama del i-KEA en la bronca. Todo muy bien, estoy muy contento y feliz.
El lunes por la mañana, recibo una llamada del rumano amenazándome porque el coche no le funcionaba, yo que ya estaba hasta el coño de esos tres días, me cagué en la madre que parió a la patria rumanía y tampoco volví a saber de él. Si es que cuando me pongo, me pongo.
Y hete aquí las razones por las que a día de hoy, he agotado las existencias de Valium, Tranquimazin y Ketamina de toda la Comunidad de Madrid.
P.d.: En mi nueva casa todavía no tengo Internet así que el blog se actualizará….vaya usted a saber.
Love. Forbidden (a.k.a. LaKaraoke histérica)

2 comentarios:

La Chica Tripolar dijo...

Jajajaja, gran texto para leer un domingo diesel como hoy...

Voy a hacerme seguidora de tu blog, y cuando mi socio de blog me enseñe como se hace, enlazo el tuyo a "amigos de Tenacitas"

Un saludo desde Palma de mallorca!

forbidden dijo...

muchas gracias...qué a gusto se queda uno después de un cumplido bloggeril. Ipso facto cotillearé tus blogs.
Este blog tiene un poco de todo, no sólo esa es la tónica de las entradas, pero sientete como en casa y metete hasta la cocina.