MIRO LA VIDA PASAR (Fangoria)

|


Utilizaré en esta pretendida carta de despedida manidas frases que no por manoseadas han perdido su vigencia. Hoy es el último día que trabajas en esta oficina, el comienzo de una nueva etapa, el fin de una en tu vida. Es curioso observar como incluso para alguien como tú, comunista consumista, la vida laboral también marca etapas en la vida, tanto o igual como el cambio de novio, de casa, el fallecimiento o el nacimiento de un miembro de tu familia, etc. Hoy cierras etapa con orgullo, con la satisfacción de haberlo hecho todo bien, de principio a fin. Conseguiste el trabajo por tu valía, gracias a un expediente académico impecable, te has mantenido en el puesto gracias a tu naturalidad y a tu indiscutible pericia en el manejo de las leyes y consigues marcharte con la cabeza alta, erguida por la Victoria, no has sucumbido a la política terrorista del silencio, amenazada durante más de un año. Sin temor, orgullosa, con más bagaje social y profesional hoy saldrás por la puerta cargada de miedos y de esperanzas.

Pienso continuar esta misiva así, con tono rimbombante, con tono trágico y grandilocuente porque ya sabes que me pierden los dramas, porque prefiero la grandeza del odio a la tibieza de la política, porque soy más de azúcar y menos de edulcorante. Porque estos años contigo como compañera de trabajo, has sido eso para mi, una fuente faraónica de conocimiento, así escrito en letras doradas y góticas. Pancartas de neones barrocos para tu despedida de mi día a día.
Lo poco o lo mucho que sé de esto del Derecho, que tanto nos entretiene (he de reconocer que a ti más que a mí), os lo debo a ti y a LA OTRA, no me canso de decirlo, pero aprovecho este hito en nuestra relación para recalcar una vez más que detrás de mis (en ocasiones) cargantes comentarios jocosos de quinceañero provocador, lo que hay es un hondo y sincero respeto y cariño hacia las dos. Siempre me he sentido más cómodo con las palabras escritas, siempre me han resultado más sencillas que la distancia corta de una conversación, se me caería la cara de vergüenza si no aprovecho para demostraros y haceros saber lo agradecido que os estoy a las dos por tantas cosas que me dais y qué me enseñáis, más allá del Derecho, mucho más allá…


Te pido perdón por los desplantes, lo malqueda de mi persona, las escasas llamadas y las más escasas aún visitas, y te pido perdón en pasado, presente y futuro, parafraseando a tus queridos Fangoria :" mi indiferencia natural, curtida en mil batallas contra la pereza…", no hay dolo en mi dejadez, pero es un lastre personal que arrastro desde que nací y que a veces consigo vencer y otras no. A partir de ahora mi batalla contra esa propia pereza-dejadez mía será más encarnizada si cabe aún, para cruzar la calle, llamar al porterillo y pedirte que bajes a dar una vuelta.
Alguna vez nos has comentado a LA OTRA y a mí, lo difícil que es para ti rodearte de un grupo de amigos, pocos y muy seleccionados, decidiste en su día sacrificar parte de tu vida social por una brillante carrera académica, ahora estás más cerca de conseguir tu meta sin necesidad de sacrificar tu vida social, ya nos tienes ahí, somos un poco menos compañeros y somos un poco más amigos.

En cuanto a mí, ahora huérfano de una de las dos, y preparándome para lo inevitable (esta carta tendrá otra destinatario en un futuro no muy lejano, todos lo sabemos) me quedo con la satisfacción y la suerte de haberte conocido (te dije que utilizaría frases manidas), con el propósito de mimar más tu persona y alimentar más nuestra amistad en el futuro y con el orgullo de haber sido tu primer alumno en esa carrera hacia la Universidad, que algún día, estoy seguro, completaras.


Sólo me queda despedirme de mi compañera de trabajo (que no de mi amiga) con un final lacrimógeno "made in Hollywood" como los de las películas americanas supertaquilleras que tanto desprecias, y no sé me ocurre nada más sincero y cariñoso para rendirte tributo por ser simplemente como eres, qué invitarte a un último café en esta cafetería, con un sencillo mail de ¿Café?, a la hora acostumbrada, como siempre, un escueto ¿bajamos? Me acordaré tanto de ti y de esas desquiciantes colgadas de teléfono, esos cafés con papelillo dentro y esos copiosos y divertidos desayunos….ADIÓS PROFESORA, ADIÓS AMIGA.
Te quiere,
Forbidden

4 comentarios:

Bette dijo...

Una chica con suerte, sin duda. Preciosa carta, no perdais el contacto, se nota que os quereis. Besos.

MM de planetamurciano dijo...

Un amigo es el ke dasayuna contigo y te hace el resto del día más feliz. Eso ke te llevas.

china mongola dijo...

UTILIZAS COMO NADIE LAS PALABRAS Y LAS JUNTAS DE TAL MANERA QUE SU LECTURA HACE QUE PIENSE, RIE O LLORE. ES EL MEJOR REGALO QUE PUEDES HACER A UN AMIGO.
OJALA SI ALGUN DIA MARCHARA DE MI TRABAJO UN COMPAÑERO- AMIGO ESCRIBIERA ALGO MINIMAMENTE PARECIDO A LO TUYO. SIGNIFICARIA QUE HAS HECHO ALGO MAS QUE TRABAJAR Y QUE DEJASTE UN POQUITO DE HUELLA ALLI DONDE ESTUVISTE.

forbidden dijo...

Amigos/as: Bette, MM y China Mongola, grandes palabras de tres grandes gentes. La verdad es que las empresas y sus gerentes son unos grandisimos hijos de puta, llenos de mediocridad. El terror que tenemos a ser claros y sinceros hace que este sistema empresarial español sea lo más parecido a una Transylvania de pandereta. Ricos los mismos y quemados los de siempre, matando ilusiones y cercenando cabezas sin criterior alguno...en qué estamos echando las horas de nuestros días? hacia dónde vamos a este ritmo sin disfrutar de nosotros? Gracias por vuestras palabras