I WAS A MAN (Jape)

|
Yo era un hombre y ahora soy un robot, me han cosido cables y electrodos al tejido muscular, me han fundido microchips en el tejido adiposo. Soy la enésima reencarnación de Robocop. Tengo un ventilador donde me late el corazón y así evitar que se obstruya con las cenizas de los amores rotos o con la metralla de los amores que no pueden ser. Garantía segura para evitar la fricción de aquellos corazones cansados de intentarlo.
Me alimento de tornillos, los que perdí cuando todavía me llamaban "el cuerdo". Ahora soy una máquina que sólo piensa en mí, ya no me sirvo de mascotas, no las necesito a mi alrededor porque ahora soy un robot. Vivo en el barrio del pecado, por donde pasa la autopista de salida. Por las noches siento combulsiones y me han lavado el cerebro con aceite industrial, ni siento ni padezco y sólo busco mi propia felicidad. Soy el primero de mi generación en dejarte atrás, me estirparon el hígado y me injertaron un colador, soy la perfección de lo práctico. Consigo barrer sin inmutarme, barro con indiferencia. Soy más pesado y de metal, me sacaron los ojos para que no quedara atisbo de lo que llegué a ver cuando era un hombre.

Ahora ya no huelo la ropa húmeda ni sé diferenciar el blanco del color, pero igualmente sé vivir, aquí metido en mi armazón de hierro forjado, duro, fuerte y robusto. Tengo miedo al agua porque me puedo oxidar, aunque mi carcasa es reciclabe y se puede intercambiar como las direcciones, como las motivaciones.


Por las noches duermo yo sólo en un colchón cutre, raído por las ratas, junto a otras máquinas en la misma habitación de una lavandería abandonada. Por las noches concilio el sueño mientras oigo los motores a lo largo de la autopista de salida, cuando me canso de dormir escucho mi cerebro que ahora sólo es una larga banda sonora de música electrónica. Me autosatisfago en el sexo sin excesos ni miramientos. Ahora soy un robot que puede caminar otra vez con pies de hierro y rodillas de látex.

Siendo hombre te observé como espía soviético, te compré como americano complaciente y de mis estudios saqué la conclusión de operarme, convertirme en un robot y abandonar por siempre tu raza. Ser mi propio discípulo, verme sometido a una música incensante en mi cabeza que me permita dormir por las noches. Quiero vivir siendo un robot lo que no pude vivir siendo hombre.
Mañana cuando me recargue no podré leer tus críticas, no podré escuchar tus halagos de doble moral porque ahora ¿sabes? soy un robot y otra vez vuelvo a no ser yo.

P.D.: Desde hoy en adelante y siempre que sea posible podréis en este blog pinchar sobre el título de la entrada (Título de la canción + autor) y os llevará directamente al vídeo de la canción en la que se basa la entrada para poder escucharla.

4 comentarios:

sweet charete dijo...

Yo ni máquina ni ná, quiero ser RICA y ser tan hija de puta como la Paris, no, sería más.......

forbidden dijo...

hija qué alegría tener un comentario tuyo por aquí. vamos, tuyo y de cualquieraaaaaaaa (¿oído cocina?) y es que desde que he abierto esto he tenido menos visitas que el abuelo de los Simpsons!!!
Yo quiero ser rica como la Paris y tocarme el coño todo el día sin parar, qué asco de curros por Dior!

Sebas dijo...

Hola, te habla Sebastian de somossapiens. Te quiero pedir que por favor,cuando utilizes una foto de internet la descargues a tu pc y luego la subas al servidor.
Ahora estas uzando el mio (con la foto del botox) y estas gastando mi ancho de banda.

Gracias.

forbidden dijo...

Sebas, ya está, arreglado. La incultura que es muy atrevida