Y SIN EMBARGO (Joaquín Sabina)

|
Existe una canción de la verdad. La canción de la verdad, esta canción del Sabina, el tipo flaco aquel, maestro odiado, como maestro severo. Él, que un día supo encontrar vaya usted a saber dónde, las palabras más certeras que jamás se han escrito sobre el amor.

Esta es la canción más hermosa del mundo, la que habla del amor sin vestidos, sin flores, en carne viva y con sal en la herida, la canción que cura y duele.


Yo me confieso, que no ha sido contigo con quien he tomado champán francés en una habitación de hotel, de sobra sabes que junto a ti he conocido la guerra fría del café. Yo que con pulso inestable he sabido darle la vuelta a la tortilla, me confieso el gato sin dueño, me confieso el tormento de tu purgatorio. Yo, que juego a ser Alicia, en un país que antaño era de las maravillas, al otro lado del espejo. Afilo mi lengua y te planto en bandeja la verdad de la canción. Necesito más fricción para no ser literal y ronronear por la noche en la soledad temporal que ansío las burbujas del champán.

Y sin embargo, vuelvo por los tejados como un gato insatisfecho, buscando la mano que me alimenta de cimientos, fingiendo que nada cambia nunca, disfrutando de este teatro que se llama Vida Común, viviendo en la escena de forma distinta a los que anhelo entre bambalinas. Y sin embargo, sin tí no soy nada, cuando no estás te busco en las otras caras, te anhelo por siempre así, a ratos, efímero y omnipresente.

Ya no sé amar de otra manera, ni tú ni nadie, porque de cabeza dura, sé que sentimos igual, pienso y lo discuto, lo creo. Es mi fe.


De sobra sabes que eres el primero, que no miento si digo que por tí daría la vida entera, por ti la vida entera, y sin embargo.....un rato, cada día, ya ves, te engañaría con cualquiera, te cambiaría por cualquiera. AMÉN.
"Y SIN EMBARGO", letra de Joaquín Sabina:
De sobras sabes que eres la primera, que no miento si juro que daría por ti la vida entera, por ti la vida entera;
y, sin embargo, un rato, cada día, ya ves, te engañaría con cualquiera,te cambiaría por cualquiera.
Ni tan arrepentido ni encantadode haberme conocido, lo confieso.
Tú que tanto has besado tú que me has enseñado, sabes mejor que yo que hasta los huesos sólo calan los besos que no has dado, los labios del pecado.
Porque una casa sin ti es una emboscada, el pasillo de un tren de madrugada,un laberinto sin luz ni vino tinto,un velo de alquitrán en la mirada.
Y me envenenan los besos que voy dando y, sin embargo, cuando duermo sin ti contigo sueño,y con todas si duermes a mi lado, y si te vas me voy por los tejados como un gato sin dueño perdido en el pañuelo de amargura que empaña sin mancharla tu hermosura.
No debería contarlo y, sin embargo,cuando pido la llave de un hotel y a media noche encargo un buen champán francés y cena con velitas para dos, siempre es con otra, amor,nunca contigo,bien sabes lo que digo.
Porque una casa sin ti es una oficina, un teléfono ardiendo en la cabina, una palmeraen el museo de cera, un éxodo de oscuras golondrinas.
Y cuando vuelves hay fiesta en la cocina y bailes sin orquesta y ramos de rosas con espinas, pero dos no es igual que uno más uno y el lunes al café del desayuno vuelve la guerra fría y al cielo de tu boca el purgatorio y al dormitorio el pan de cada día."

4 comentarios:

MM de planetamurciano.tk dijo...

No puedo evitar, cada vez ke leo el nombre de Sabina, acordarme de las uñas (como cucharones) de sus pies en la foto en ke salió desnudo.
Y eso no kita pa ke tenga letras imprescindibles.

forbidden dijo...

noooooo, no me recuerdes esa foto, no me recuerdes esa foto...años de psicólogo me ha costado no tener pesadillas con "la foto"

gatchan82 dijo...

esta es una canción que duele...

forbidden dijo...

como el buen sexo